La ternura del Papa proyectada hacia el mundo digital

Monseñor Lucio Adrián Ruíz

Monseñor Lucio Adrián Ruíz

Entrevista con Lucio Adrián Ruiz, responsable del Servicio de Internet del Vaticano: «En el último año hemos tenido que aumentar diez veces la potencia del sistema»

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO 7 de Noviembre 2013

Al día siguiente de la elección de Bergoglio corrió a una tienda y compró una iPad rigurosamente blanca (bautizada inmediatamente “iPapapad”), para entregársela a Francisco el 16 de marzo por la mañana, al final de la audiencia con los periodistas. Monseñor Lucio Adrián Ruiz, argentino de 48 años (de Santa Fe), se encuentra en el Vaticano desde 1997 y es el responsable del Servicio de Internet Vaticano. En práctica es el “webmaster” del Papa. Después de años de trabajo en la Congregación para el Clero, para la cual creó el sitio www.clerus.org (además de ocuparse del servicio de teleconferencias, una especie de fórum teológico en el que se reunían expertos teólogos de cada parte del mundo), en 2009 Ruiz se convirtió en el responsable del Departamento del Servicio de Internet del Vaticano, de la Dirección de Telecomunicaciones, y se ocupa de toda la red vaticana.

«Nuestro trabajo –explica el “webmaster del Papa”– es el de una “oficina de frontera”. Somos esa parte de la cadena que debe ofrecer la tecnología y el soporte necesario para que la palabra del Papa, sus enseñanzas y sus gestos lleguen hasta “los extremos confines de la tierra”. Somos, de alguna manera, los brazos, las piernas y la voz digital del Pontífice. Pero no somos los únicos que trabajamos en la presencia digital del Papa, somos una gran familia (Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Sala de Prensa, Centro Televisivo Vaticano, Radio Vaticana, “Osservatore Romano”), en la que se estudia la comunicación, se reflexiona sobre ella y se elabora y pone en marcha, con la consciencia de colaborar con el Santo Padre en su ministerio Petrino».

¿En qué consiste exactamente su trabajo?

Nos ocupamos de la tecnología, de la proyectación, de la ingeniería y de la publicación en línea de los sitios web y de los demás servicios de Internet de la Santa Sede, es decir los que están bajo el dominoo “.va”, que es un “top level domain” comparable con los de otros países. Hoy son unos treinta, pero hay por lo menos diez en preparación. Los más seguidos, que generan mayor tráfico, son los institucionales: www.vatican.va (que en su interior tiene más de medio millón de páginas con el Magisterio de los Pontífices) y www.news.va, del que se ocupa el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales y que es un agregador de contenidos para todas las “news”. Y luego están los diferentes sitios de los diferentes dicasterios y los que se construyen para ocasiones especiales, como www.annusfidei.va, dedicado al Año de la Fe; un verdadero torrente de iniciativas por parte del Vaticano al servicio de la Iglesia universal.

¿Cuánto tiempo lleva en red el Vaticano?

El Vaticano llegó a la red desde el día de Navidad de 1995, con el mensaje “Urbi et Orbi” de Juan Pablo II. Desde 1997 tiene la forma y la estructura actuales. Es interesante notar que desde que la red comenzó a dar sus primeros pasos, la Iglesia en general (y particularmente el Vaticano) ¡estaba ahí! La Iglesia llegó inmediatamente, acogió inmediatamente el cambio cultural que estaba provocando Internet. De la misma manera en la que hoy en día acompaña estos procesos usando las redes sociales. Como la pintura en su época, la arquitectura, la música, la Iglesia se hace presente y se vuelve en un artífice de la cultura con la evangelización, hoy en Internet.

¿En dónde está esta oficina y cuántas personas trabajan en ella?

Somos una oficina de unas treinta personas, pero muy motivadas porque colaboramos con el Santo Padre al servicio de la Iglesia universal. ¡Es hermoso (y un desafío) pensar que el horizonte de nuestro trabajo es el mundo entero, todos los continentes, todos los países, todas las personas que quieran acceder a las enseñanzas del Papa! Por el momento tenemos nuestras oficinas en Vía della Conciliazione, 1, pero, cuando acaben las obras, nos mudaremos a las oficinas que están encima del Correo Vaticano. Los sistemas, en cambio, siempre han estado dentro del Vaticano, desde el inicio en 1995.

¿Se ocupan ustedes de los contenidos?

No, de eso se ocupan la Secretaría de Estado y los diferentes dicasterios de la Curia romana; son ellos los que se ocupan de la riqueza de los contenidos que se encuentra en los diferentes medios. Nosotros nos ocupamos de una parte en esta “cadena de comunión”, es decir diseñar y crear la recnología, y publicar en línea los contenidos del Papa. Nos ocupamos de la digitalización de los discursos y de las intervenciones de los Papas del pasado, un trabajo que exige cuidado, paciencia y dedicación. Soñamos poder contar con todos los documentos importantes de los Pontífices “on line”, pero nos tomará bastante lograrlo… También ha aumentado el número de las traducciones de los contenidos a diferentes lenguas.

¿Y los accesos?

Hemos tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, y mucho más con Papa Francisco. Hay picos (estamos hablando de millones de accesos) relacionados con ciertos eventos o con los viajes del Papa. Por ejemplo, en ocasión de la beatificación de Juan Pablo II tuvimos, en dos días, más de 12 millones de accesor. Hay un enorme acceso a las fotos y a los mensajes, y muchísimas búsquedas sobre las palabras que él pronuncia.

Cuál es la proveniencia de los internautas más fieles?

Los primeros países con mayor número de accesos son los Estados Unidos, Italia, España, Alemania y Brasil, después Corea del Sur, México, Canadá, Francia y China. Las horas punta del tráfico se dan entre las 15 y la media noche, hora de Roma.

¿Se ocupan también del servicio de correo electrónico? ¿Existe una dirección pública del Papa?

También nos ocupamos de los correos electrónicos. Pero se creó una cuenta del Papa solo para algunos eventos especiales, como, por ejemplo, para el jubileo sacerdotal de Juan Pablo II. No están previstas las chats interactivas. Y, en cuanto a los mensajes personales al Santo Padre, se prefiere todavía que lleguen por carta…

¿Y en cuanto a los ataques de hackers?

Estar en el mundo digital significa pensar cotidianamente en la seguridad. Debemos ocuparnos de ella como cualquier otra realidad importante en la red. Es una realidad fisiológica, pero el centro de nuestros esfuerzos consiste en los servicios, en pensar cómo hacer llegar de la mejor manera el mensaje. Lo demás es normal, es como quien camina y tiene que tener cuidado en la calle… Todo el mundo presente en Internet toma precauciones ante cuestiones como la privacidad, la seguridad, etc… Digamos que el pecado original también irrumpe en el mundo digital.

¿Cómo ha cambiado su trabajo con la llegada de Papa Francisco?

Francisco es un Papa muy cercano, atrae a las personas, pero también es muy mediático; ver sus fotografías con la gente es, de por sí, un mensaje de amor y esperanza. Basta ver cómo han aumentado las presencias en las audiencias generales y en el Ángelus. El aumento de la presencia física tiene una correspondencia también en la presencia virtual: la gente busca videos con sus palabras, descarga los textos, las fotos… Papa Francisco dice palabras fuertes que penetran en los corazones de la gente, de todos nosotros. Los accesos han crecido mucho, es más ¡muchísimo! Durante el último año hemos tenido que aumentar establemente diez veces la potencia del sistema. Durante el periodo del Cónclave la aumentamos veinte veces.

El Papa en Twitter ha superado los diez millones de seguidores…

Papa Francisco usa expresiones tan hermosas y fuertes que se adaptan perfectamente a Twitter. Una vez le dije: “Santo Padre, usted es un «Papa digital», su cercanía, sus palabras, su ternura hablan la misma lengua de la cultura digital de nuestros días”. No era solo una frase, esto se puede verificar con el flujo que se encuentra por donde sea en Internet, tanto con sus palabras como con sus imágenes. Twitter es como una pequeña jaculatoria digital, que acompaña al pueblo de Dios todos los días… es hermoso sentir la cercanía del Papa en nuestro camino cotidiano.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas, Prensa, San Pedro, Santo Padre, Testimonios, Vaticano y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La ternura del Papa proyectada hacia el mundo digital

  1. carmen suarez dijo:

    FELICITACIONES AL SERVICIO DE INTERNET DEL VATICANO Y A MONSEÑOR LUCIO ADRIAN RUIZ !!!!!! QUE LA VIRGEN PROTEJA CON SU MANTO A NUESTRO QUERIDO PAPA FRANCISCO Y DIOS LO SIGA ILUMINANDO EN TAN DIFICIL MISION. UN ABRAZO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>